Sísifo

Posted: July 2, 2016 in corto, cortos, Uncategorized

Sísifo I

Se sentó sobre la piedra a esperar que el viento erosionara la montaña. Entonces ocurrió un terremoto.

Sísifo II

La montaña es otra piedra.

Sísifo III

La piedra nunca existió.

Sísifo IV

Entonces Sísifo comprendió que estaba atado a la piedra, la piedra a la montaña, la montaña a la cordillera, la cordillera al planeta, el planeta al sistema solar, el sistema solar a la galaxia…aquí dejó de pensar y se dejó aplastar por la piedra.

EL FILÓLOGO

Posted: June 12, 2016 in corto, cortos, Uncategorized

El escritor francés Pierre Derniere afirmó una vez, luego de haberse engullido tres botellas de vino barato (el vino barato francés es mil veces mejor que el caro americano, decía a menudo soltando una estruendosa carcajada, orgulloso de su antiamericanismo), que era un filólogo que escribía, nada más que eso, que sus historias eran simplemente una justificación para enfrascarse en la infructuosa labor de concatenar vocablos y así zambullirse en un estéril océano lingüístico, que su obra era superficial y carecía de mensajes transcendentales sobre la vida y la muerte. Anoche, el señor Derniere fue encontrado muerto en su casa de la Rue Champollion, en las afueras de París. De su boca salían millares de hormigas cargadas de impronunciables fonemas. Esta mañana, los forenses han abierto el cadáver en busca de pistas y han encontrado un cuerpo vacío, carentes de órganos vitales.

DIMINUTO PARQUE DE ANSIEDADES

Posted: April 10, 2016 in corto, cortos

IMG_1421El señor no pudo contenerse y saltó hacia el diminuto parque de ansiedades. María, cuenta hasta tres, María cuenta hasta tres y sueña que eres la grama de un estadio de béisbol. La grama, María, la grama. Es de suponer que suceda algo así en este sitio, pensó el señor y fue a sentarse a una esquina desde donde podía observar los extraños sucesos. Se mantuvo sentado por un buen tiempo hasta que lo empujaron hacia el centro del parque y le tocó a él desdoblarse en un sinsentido, pero no supo qué hacer y abrió los brazos y los ojos y se puso a girar. Alguien dijo es un tiovivo y él pensó que se burlaban y giró con más fuerza. Alguien dijo ah es un ventilador y él se molestó aún más. Y se puso entonces a girar con todo y de repente se volvió invisible. Cuando cayó desfallecido, alguien dijo ah el pobre, no sabe ser feliz.

LA DUEÑA DEL PERRO CIEGO

Posted: April 10, 2016 in corto, cortos

La señora mayor va de compras. Ya no maneja, ha perdido la visión, además, esta ciudad es de locos y hay que estar alertas en el tráfico. Toma un taxi, como de costumbre. El chófer le da los buenos días y le pregunta por Róger, su perro ciego. Ella sonríe y le dice que habrá perdido la vista pero no el estómago, que come mucho. El taxista responde: “Al mercado entonces.” Ella asiente y se acomoda en el asiento trasero un minuto antes de que el camión de la basura arremeta contra el taxi y lo reduzca a una masa amarilla de escombros.

A(R)MAR

Posted: March 6, 2016 in Poemas

El amor vasija, dados girando en lo eterno,

El amor presagio, cuerpos asidos a un mapa,

El amor cadencia, danzas fijadas a un teorema,

El amor resaca, formas fundando lenguajes:

Un eje de fuego en las aguas del universo.

Dios dictando pretéritos, tentáculos fluyentes,

sutiles sortilegios, marginadas magias.

Es árido el lienzo donde se juntan las manos

a describir geografías de lo posible.

No es sueño el sueño sino pesadilla.

Amar es huir de todas estas cosas.

LA CAZA

Posted: March 4, 2016 in corto, cortos
12246664_1042125465843827_8006070974840582402_n

Dibujo: Ernesto G.

Aquella tarde iba en bus de un lado a otro de la ciudad buscando un sitio donde sentarme para olvidar lo que estaba recordando en el pasado que era presente en ese momento, y vino una bala, me destrozó un muslo, había gente cazando, siempre hay gente cazando, en el bosque a veces, pero aquí, sobre todo aquí, y yo salí corriendo con mi pierna coja que sangraba, y no sabía dónde ir y terminé subiéndome de nuevo al bus y el señor me preguntó la hora pero yo no tenía reloj y me bajé y seguí caminando hasta que llegué a una esquina muy extraña de la ciudad donde me sentí muy solo, pero me senté ahí a esperar que pasara algo y algo pasó, vino una mujer y me pidió un libro, yo la miré y le pedí un diccionario, me respondió que ya lo había regalado, que qué pena, entonces llegó el disparo en la otra pierna y me levanté y seguí corriendo como mejor pude, y la sangre marcaba el camino que dejaba atrás, la mujer me siguió un rato más pidiéndome el libro, entonces llegó la noche porque algo siempre llega y yo llegué también sin saber cómo porque no tenía aún el diccionario ni tampoco un reloj con que ayudar a quien me preguntara la hora, eso me angustiaba mucho ya que temía un disparo a la cabeza, lo que hubiera sido terrible porque nunca podría olvidar lo que estaba recordando en el pasado que era presente en ese momento, me eché entonces en mi esquina de siempre hasta que llegó otra mujer con un diccionario en la mano al que le arrancó varias hojas y me cubrió las heridas y se puso a leerme las palabras y las definiciones y los sinónimos y los antónimos con esa voz dulce que no parecía de este mundo donde todos solo piensan en cazar, empecemos por la zeta, me dijo y sonrió, yo cerré los ojos y me dejé llevar por aquella corriente semántica hasta que finalmente me quedé dormido.

Apocrífatos (I)

Posted: January 10, 2016 in apocrífatos, Uncategorized

1454744_608828479173530_1767877329_n

I

“Una vez Lezama llegó a mi apartamento tarde en la noche. Vestía un traje gris y estaba empapado de sudor porque había caminado desde la tienda Flogar en pleno mes de agosto. En sus manos traía una caja blanca. Entonces me dijo: ‘Esto es para ti, Virgilio, como prueba de mi amistad, a pesar de los ciclones.’ Al abrir la caja encontré un reluciente Samsung Galaxy. Agradecido, le di un abrazo y nos sentamos a jugar CandyCrush.”

Virgilio Piñera

II

“Carpentier me dijo un domingo por la tarde, después de misa, que escribía primero en francés y después utilizaba Google Translate para traducir los textos al español. Alejo fue siempre así de inteligente.”

Wifredo Lam en entrevista concedida a Consuelito Vidal

III

“En París una noche de verano una señora se me acercó en un bar. Me miró a los ojos y me dijo: ‘El viejo es más fuerte que los tiburones.’ Veinte años después, decidí escribir la novela, inspirado en aquella frase.”

Ernest Hemingway en entrevista concedida a Rita Hayworth

IV

“Me he embriagado, sí, en las noches vacías e intrépidas, asustado, incierto, venerando dioses del patíbulo…he asistido a ceremonias silvestres en las que he forjado un cúmulo asfixiante de incertidumbres..todo es fatuo y frágil…”

Charles Baudelaire (Diario de campaña)