Archive for August, 2014

Mermelada de naranja

Posted: August 26, 2014 in corto, cortos

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEntonces hablamos de la mermelada de naranja. Me dijiste: “Tienes que probarla”. Y me fui al mercado, como un loco, a comprar un pomo. “En la línea 5 está”, me dijo una señora de cabello rojizo y mirada tierna. “Pruébala con queso, te va gustar”, me dijo con una sonrisa que me pareció un tanto malévola. “Esas mezclas son siempre interesantes. El queso me imagino que sabes dónde encontrarlo”, murmuró la señora mientras se alejaba. Cuando regresé al apartamento, fui directo al cuarto a enseñarte lo que había comprado. Estabas echada en la cama completamente desnuda. Me dijiste: “Ya me imagino que sabes dónde debe ir la mermelada. No sé qué harás con el queso. Te lo dejo a tu imaginación.”

Advertisements

Teoría asimétrica de las formas

Posted: August 24, 2014 in corto, cortos

cat in treeVamos de parque en parque buscando y hallando, poniendo en práctica la densidad de nuestra ligereza. Empleamos una teoría asimétrica para describir ciertas formas contenidas en la geometría de los parques. Nuestro centro es lateral y nuestra lateralidad, centrista. Y no se confundan, que los confundidos somos nosotros. Una vez hallamos un gato subido en un árbol y estuvimos casi todo el día observándolo y no entendimos nada. Y es que hay formas que no logramos entender o describir por muy asimétricos que seamos. Esa noche nos fuimos todos a casa frustrados y no pudimos conciliar el sueño. Nos pasamos la noche revisando los archivos de nuestros estudios para tratar de hallarle una explicación a aquella imagen (toda forma es una imagen pero no toda imagen es una forma: investigue usted como lo hemos hecho nosotros el teorema de Rimbaud sobre los círculos persistentes y comprenderá por qué la imagen se resiste a ser una forma). Regresamos el día siguiente bien temprano pero ya el gato no estaba ahí. En su lugar encontramos el eco de su forma, un ruido agudo, e intentamos desmenuzarlo: pero los ecos son partículas efímeras de modo que la descripción terminó frustrándonos más ya que estaba compuesta de sílabas inconexas e impronunciables, un verdadero acertijo incluso para nosotros que hemos estudiado tantos teoremas y somos totalmente asimétricos. Nos dimos entonces por vencidos y regresamos a casa para tratar de dormir en paz pero nos fue imposible porque un gato se pasó toda la noche dando unos alaridos muy extraños.