EL LABERINTO

Posted: April 16, 2017 in corto, cortos

Todas las mañanas el hombre repetía la misma operación: se sentaba frente al laberinto para ver si se llenaba del coraje suficiente que le permitiera adentrarse en el misterioso lugar. Se quedaba horas así, soñando que entraba, que se perdía y que nunca encontraba la manera de salir. Al rato, se quedaba dormido frente al laberinto. Lo despertaba a menudo el ladrido de un perro callejero que muchas veces también se orinaba sobre él. Después el hombre regresaba a casa como quien regresa de un campo de batalla.

Advertisements

Comente aquí

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s