Archive for the ‘Crónicas’ Category

AT THE BOOKSTORE

Posted: May 6, 2017 in Crónicas, Uncategorized

I’m buying another book by the same author a couple of days after I bought the first one. As I get ready to pay, I let the bookstore clerk know. “I think I’m becoming addicted,” I tell him. “But I have to be careful. Too much of a good thing is never a good thing. Like Alfredo Sauce. There was a time when I was addicted to Alfredo Sauce and now I hate it.” He looks at me and says: “That was me and Chardonnay in the 90s. I drank too much of it. Now just the thought of it makes me gag.” When I left the bookstore, I started thinking about how peculiar this conversation was: two perfect strangers talking about their addictions.

DEMOCRACIA EN MIAMI

Posted: May 6, 2017 in Crónicas

El sábado pasado, en camino al “eye doctor” (un detalle irrelevante pero que incluyo para que no me acusen de minimalista) , me encuentro con un “garage sale” a dos cuadras de la casa (la distancia: otro detalle sin importancia). Como estoy medio apurado, compro solamente un par de discos de vinil y le digo al señor que los está vendiendo, “bueno, regreso el próximo sábado por más”. “Imposible”, responde el hombre. “En la ciudad de Miami solamente te permiten hacer dos garage sales al año”. “Eso no tiene sentido”, le respondo. “Tenemos que hablar con los comisionados”. El hombre sonríe y me da su tarjeta: “Usted me llama cuando quiera comprar más discos”.

Entonces me despido y le prometo que lo voy a llamar pronto. Antes de seguir rumbo al “eye doctor”, paso por el “dry-cleaners”, costumbre mía de todos los sábados (otro detalle insignificante). En el dry-cleaners me encuentro con el alcalde de Miami, Tomás Regalado, que al parecer tiene la misma costumbre de ir a este sitio los sábados por la mañana (detalle sin importancia). “What a coincidence, mister mayor. I have a question. Why does the city of Miami only allow two garage sales per year?”. “That’s not always the case. We have certain exceptions.”, me responde. “Thank you very much, sir.” Le digo y entro a recoger mis camisas.

Después leo en la prensa que el alcalde ese mismo día inauguró, junto al líder de esta secta, un templo de Cienciología en Coconut Grove (otro detalle sin importancia).

ROAD RAGE

Posted: April 9, 2017 in Crónicas, Uncategorized

Acabo de presenciar un episodio de “road rage” multicultural y bilingüe entre un chofer yuma y uno cubano.

El cubano le pita al parecer por gusto al yuma, que enojado, baja su ventanilla y le dice al cubiche: “What happened?” A lo que el cubano responde, después de quitarse las gafas oscuras y colocarlas en la guantera con tremendo aguaje: “What happened qué?”. El yuma entonces le dice: “You’re drunk”. Y el cubano, todavía con tremenda guapería: “Más drunk estará tu abuela!”

Llevo dos horas riéndome.

-Mr. Smith, ¿por qué usted carga dos bolsas?

-Una es la bolsa del bien y la otra es la del mal.

-¿Cuál pesa más?

-Las dos pesan lo mismo pero no al mismo tiempo.

BENJAMIN

Posted: April 9, 2017 in calistenia, Crónicas, Uncategorized

Las conversaciones con mi gato Benjamin son a menudo muy profundas y se centran en lo periférico. “El absurdo es la norma,” me dice mientras se lame las patas. Yo asiento y cito a Camus. Entonces me mira y dice: “El existencialismo me da hambre. ¿Me das comida?”

PORTABLE JOHNS

Posted: April 9, 2017 in calistenia, Crónicas

En los sembradíos cercanos a Krome Avenue, hay unas letrinas que los americanos, en su peculiar modo poético, llaman “portable johns”. Convenientes casitas para el uno, el dos, el tres, incluso el cuatro. Le hacen a uno recordar los apuros por encontrar un rinconcito donde evacuar las necesidades en aquellos temporales campos de concentración que el gobierno cubano, con su también peculiar modo poético, llamaba “escuelas al campo”.

17795872_1405247712864932_5366654900704371336_n

AMANECER EN MIAMI                      (FOTO: ERNESTO G.)

El río de  Miami, los puentes levadizos que lo atraviesan, la imponente manera en que el sol irrumpe a través de los rascacielos, los gatos, los miles de gatos, los perros y sus ladridos, el tráfico caótico y violento a todas horas (todos los caminos conducen a un highway paralizado), las grúas, las miles de grúas levantando nuevas dimensiones verticales a lo “Blade Runner”, los selfies en Wynwood, las fotos junto al gallo en la Pequeña Habana, los tristes suburbios donde nos almacenamos en las noches (pienso en “Cocoon”), una ciudad que se extiende desde el mar hasta el pantano, los cruceros cruzadas para el placer, los canales, los miles de canales canalizando las aguas que mantienen a la ciudad en permanente flotación (pienso en “Waterworld”), los homeless abandonando lo único que poseen (su desamparo), las manos de un Dios extraño trastocando las cosas, las cosas y las gentes de una ciudad milagro, maravilla, mutilación.